Un 'ojo biónico' permite recuperar parte de la visión a los ciegos

GRUPO INTEREDVISUAL; Boletín de Noticias http://www.egrupos.net/grupo/interedvisual
Con el dispositivo, probado en Londres, las personas invidentes podrán leer y reconocer caras tirar a canasta con su nieto (y a veces, incluso acertar). Encontrar la puerta de su habitación. Descubrir a su nieta bailando en un escenario. No son hazañas para el común de los mortales, pero sí para Linda Morfoot y los otros 14 participantes en el único experimento a largo plazo con una prótesis de retina que se está llevando a cabo en el mundo.

Ciegos todos ellos a causa de una retinitis pigmentosa, un grupo de desórdenes hereditarios del ojo, hoy disponen de una visión rudimentaria gracias al nuevo artilugio, diseñado por la empresa estadounidense Second Sight.

Bautizado como Argus, el dispositivo ha cosechado, hasta la fecha, resultados esperanzadores en su fase de pruebas. Los primeros voluntarios, a quienes se instaló el Argus I entre 2002 y 2004, consiguen distinguir si las luces de una habitación están encedidas o apagadas, así como encontrar objetos, contarlos o describir su movimiento. Ayer se anunciaba, sin embargo, que el sucesor de aquel ojo biónico, el Argus, ha sido ya implantado con éxito en el globo ocular de dos británicos, de quienes se espera que puedan en un futuro incluso leer y reconocer las caras.

El Argus consta de una pequeña cámara y un transmisor engarzados en unas gafas, un receptor y una pequeña chapa cubierta con electrodos (16 en la primera versión; 60 en el Argus II) que se implantan en la retina y un microprocesador que, junto a las baterías, cuelgan del cinturón del voluntario.

La cámara manda la información visual que capta al vídeo procesador, que la convierte en señales eléctricas y las dirige al transmisor de las gafas. Éste las envía a su vez al receptor colocado en la parte posterior de la retina, que las transmite, a través de un minúsculo cable, a los electrodos. Los impulsos eléctricos que éstos generan estimulan a su vez la retina, cuya respuesta viaja finalmente por el nervio óptico hasta llegar al cerebro. Aún queda mucho tiempo para que la imagen que los pacientes perciben sea perfecta, pero el avance es considerable. El cerebro Recreación artística del ojo 'biónico'. / el mundo percibe puntos de luz y de sombra (correspondientes a los electrodos estimulados) , y construye una imagen similar a los píxeles de la pantalla de un ordenador (en una cuadrícula de 10 x 6) , que los pacientes deben aprender a interpretar.

Al ojo artificial (que cuesta 15.000 libras) le esperan todavía tres años de ensayos, que ya se están llevando a cabo en Estados Unidos, México y Europa (Suiza, Francia y Reino Unido) con el resto de los pacientes, todos ellos dependientes de otras personas, un bastón o un perro para poder moverse en su entorno.

El hospital londinense que ayer anunciaba el éxito de los dos implantes, el Moorfields Eye, espera ampliar las pruebas a otras ocho personas. Si todo sale bien, podrán, como ya ha experimentado la californiana Linda, asombrarse con el tamaño de la estatua de la Libertad neoyorquina o disfrutar de la belleza nocturna de París desde la Torre Eiffel. Toda una hazaña de la tecnología médica.

Fecha de publicación: 23/04/2008
Autor: Goñi, Ana
Fuente de la noticia: EL MUNDO

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato